Inmigración Abogados de Divorcio en Nueva York - Una decisión reciente de la Corte de Apelaciones en el noveno circuito ha establecido que cuando se ha iniciado una solicitud de ajuste de status basada en matrimonio y se obtiene un divorcio antes que el ajuste se ha otorgado, la solicitud permanecería valida.

Este caso contempla la situación de una persona que ingresa a los Estados Unidos con una visa K-1 (visa de prometido). Luego de haber arribado y contraído matrimonio, el beneficiario de visa K-1 inicio su solicitud para residencia permanente.

Luego de esperar una decisión del Servicio de Inmigración por periodo mayor a los 2 años, el beneficiario solicito y obtuvo el divorcio. Tanto el Servicio de Inmigración como la Cámara Apelaciones en casos de Inmigración concluyeron que  el solicitante no tenia derecho a solicitar la residencia permanente puesto que se había divorciado antes de obtenerla.
 
La Corte de Apelaciones revirtió el fallo de ambos organismos sosteniendo que no puede negarse el ajuste de status al solicitante solo por el hecho de la finalización del matrimonio, ya que la solicitud era valida al momento del inicio y no debe invalidarse automáticamente. La ley no requiere la remoción del inmigrante cuyo matrimonio finaliza por causa de divorcio mientras su solicitud para ajustar status descansa en un archivo de una agencia gubernamental. Durante ese periodo, el solicitante podría haber obtenido su residencia en forma condicional.
 
Por extensión, esta situación podría aplicarse a cualquier persona que este ajustando su status y se divorcie antes de la decisión final, pudiendo substituirse el peticionante por otro cónyuge ciudadano estadounidense o un pudiendo la persona solicitar una “auto petición” en el caso en que el cónyuge ciudadano americano falle o rehúse iniciar una solicitud de cónyuge extranjero.