Esta semana inicia con una noticia que pocos esperaban, la renuncia del director del Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos John Morton. Su renuncia se da luego de 20 años trabajando para el gobierno y solo estará hasta fines de julio.

Morton ha manifestado que se retira a trabajar al sector privado y que fue un privilegio trabajar para el gobierno. Dentro de su gestión manifestó el mayor control de inmigrantes indocumentados así como investigar tráficos de menores de edad o ingreso de sustancias no legales. Además deporto muchos criminales a sus países de origen e hizo crecer la entidad y tenga mayor importancia.

En otro aspecto, activistas en favor de los inmigrantes lo acusas de separar familias y deportar a muchos indocumentados que se pudieron beneficiar con la ley de migración que ahora se debate en el senado.