Ahora que el senado se alista para trabajar en la mayor reforma migratoria de los Estados Unidos, personas encargadas de la recolección de fondos para el partido republicano están forzando a que la ley que ayudará a millones de indocumentados se apruebe lo más rápido posible.

Cabecillas industriales y donantes que recolectaron dinero en la última votación se han estado congregando con grandes recaudadores y legisladores republicanos que puedan estar poco dispuestos a apoyar a los inmigrantes indocumentados mencionando que esto sería premiar a los indocumentados sabiendo que no han hecho lo correcto.

A su vez, una asociación de recaudadores que afirman la reforma integral de las leyes de inmigración envía fondos a una nueva cuadrilla de grupos que tienen como objetivo proteger a legisladores republicanos con opiniones afines que temen una revancha de los partidarios leales de los republicanos.