Una esperanza surge para las familias de inmigrantes, después de que el gobierno del presidente Barack Obama anunció la nueva regla final con la cual se busca reducir considerablemente el tiempo de separación de familias durante el proceso de obtener visas para convertirse en residentes permanentes legales de los Estados Unidos.

Este proceso cambia el panorama a ciudadanos estadounidenses cuyos cónyuges o hijos se encuentren en el país ilegalmente y quiénes están en proceso de regularizar su situación migratoria.

Claudia Arévalo, abogada de inmigración, señaló "este nuevo proceso lo es provisional porque es algo que el gobierno va a considerar, pero se va a volver automático; automáticamente se van a apresurar los perdones, se va a regresar a las personas más rápido, tres o cuatro meses; estar con las familias y reunirse juntos, entonces sí, es algo muy bueno para nuestras gente".

Si el perdón es negado, el solicitante tiene que probar que el padre, cónyuge o hijo sufrirán en extremo.

"Cómo va a sufrir en el país y también tenemos que demostrar qué pasaría, los sufrimientos, si la persona se queda aquí y el cónyuge está en su país, como serían esos dos sufrimientos y son dos argumentos que se tienen que presentar en este perdón", indico Claudia Arévalo

Con una sonrisa en el rostro, Mariela cuenta los días para solicitar su perdón.

"Luego pensaríamos en hacer el proceso, otra vez ¿no?, para empezar otra vez de nuevo y poder salir a ver a mi familia, más que nada", expreso Mariela Gómez

Esta regla entra en vigor el 4 de Marzo próximo, el solicitante deberá demostrar que es familiar directo inmediato de un ciudadano estadounidense, y que su inadmisibilidad es sólo por presencia ilegal.