La nueva ley de inmigración de Alabama acarrea un papeleo enorme y muchos trámites burocráticos para los empleadores del estado, que desde ahora están obligados a verificar que sus trabajadores tienen su documentación en regla.

Los dolores de cabeza se presentan en todas las empresas, sean grandes o pequeñas.

Paige Gray, la responsable de la empresa Ken Cox Ford, en Troy, dijo creer que los 24 empleados de la firma se ajustan a la ley, pero que verificará sus documentos punto por punto, sólo para estar segura.

Gray figuró entre 40 directivos de empresas que asistieron el viernes a un seminario en Dothan para enseñarle a los empleadores a cumplir la nueva ley.

Los seminarios se efectúan en varios grupos que representan a empresas pequeñas, como Associated Builders and Contractors of Alabama (Constructores Asociados y Contratistas de Alabama) y la National Federation of Independent Business (Federación Nacional de Empresas Independientes).