Los Migrantes Que Regresan al Ecuador - Dejaron Ecuador hace más de una década. La intención, aunque suene a frase hecha, era progresar. Progresaron, pero de la aparente bonanza les queda poco o nada y, en el peor de los casos, les quedan deudas.

Esta es la realidad para miles de ecuatorianos en el mundo que, lejos de casa, afrontan los efectos de una feroz crisis financiera que los empuja una vez más a armar maletas. A empezar de cero en otro lado. A dejar nuevamente a sus familiares.

Algunos buscan países cercanos. Otros, en cambio, regresan a Ecuador. En los aeropuertos de Quito y Guayaquil se refleja este retorno. Llegan con maletas imposibles para un turista y muestran un marcado acento español. O un acento italiano. O el acento de los amigos latinos que hicieron en los países que habitaron antes de regresar.

El deterioro de la economía, provocado por una crisis inmobiliaria, estalló en el 2007 y los migrantes en Estados Unidos y Europa, donde se han ejecutado los llamados ‘rescates’ a las instituciones financieras, fueron más vulnerables a los efectos.

España, el país que registra la mayor cantidad de migrantes ecuatorianos, es una de las cuatro naciones europeas junto a Grecia, Irlanda y Portugal que han requerido dinero de sus socios: recibió 100.000 millones de euros para recapitalizar a sus bancos.

El país, con 47 millones de habitantes, tiene 5 millones de desempleados. Los números reflejan que esta realidad también golpea a los migrantes: el 65,9% de los ecuatorianos en edad laboral es decir, entre los 16 y 64 años se encuentra sin trabajo.

Las cifras del Ministerio de Empleo reflejan la precariedad que se cierne sobre el colectivo que, al 31 de marzo del 2012, estaba constituido por 403.500 personas. De estas, 344.190 tienen entre 16 y 64 años, pero solo 117.111 estaban dadas de alta en la Seguridad Social en mayo. Esto significa que 227.073 no cotizan y, por tanto, no disponen de un trabajo o tienen uno informal.

En los registros de los Servicios Públicos de Empleo consta que 32.225 ecuatorianos están cobrando el ‘paro’, una prestación por desempleo. Esto quiere decir que 194.848 no disponen de ingresos por un trabajo.

Según la última Encuesta de Población Activa, publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en España se han destruido 2,7 millones puestos de trabajo en los últimos cuatro años; más del 53% corresponde al sector de la construcción, un área ocupada por migrantes.

Ello ha empujado a los ecuatorianos al retorno que, en algunos casos, se siente como dejar de nuevo el hogar. Este ha sido el caso de la familia de Polibio Castro. El miércoles pasado, en el aeropuerto Mariscal Sucre de Quito, él abrazaba a su esposa María y a su hijo Xavier. Ambos viajaban a Madrid para acompañar a una hija que se que quedó en España.