Activistas locales en Washington, liderados por Gustavo Torres, director ejecutivo de Casa de Maryland, anunciaron ayer, una campaña para movilizar a la comunidad a nivel nacional. La esperanza es tener una participación récord, en una marcha al Capitolio, el próximo 10 de abril.

Torres especificó que con sólo 4 días de trabajo a nivel local, ya han reclutado a 1,100 participantes, sin embargo, no se aventuró a estimar lo que sería un número significativo de asistentes.

Fuentes demócratas en el Senado han destacado considerables avances en el diálogo con republicanos, no obstante, han aclarado que el proyecto de ley final tendrá un perfil "moderado", como una manera de encontrar un balance efectivo entre ambos lados del pasillo.

En otras palabras, tendrá elementos difíciles de digerir para la población indocumentada y ligará seguridad con el camino a la ciudadanía, tal como se detalló en los principios presentados en el Senado.

Asimismo, han insistido en que grupos anti inmigrantes y contrarios a la reforma migratoria han comenzado a superar el número de llamados de activistas pro reforma, en ciertas oficinas del Capitolio.