Avanza "Ley de Inmigracion en Texas" - La normativa busca revertir que las policías estatales y locales pidan a sus agentes no preguntar por el estatus migratorio de los detenidos. Un legislador republicano de Texas decidió no esperar al gobernador Rick Perry, y está impulsando en la Legislatura una ley que ha resultado uno de los temas más controversiales en este año.

El representante Burt Solomons ha presentado una versión de la llamada ley de "ciudades-santuario". La medida prohibiría que las agencias policiales impidan a sus agentes preguntar sobre el estatus migratorio de cualquier persona detenida.

La iniciativa fue una de las prioridades de Perry en la sesión regular, pero fracasó, al no ser siquiera votada en el Senado. Perry, republicano, no la ha añadido a su agenda de la sesión especial de 30 días que comenzó el martes, pero dijo que aún la considera un asunto importante.

Hasta ahora, figuran en la agenda de Perry propuestas sobre gasto escolar, Medicaid y redefinición de los distritos legislativos. El gobernador tiene el poder de añadir más iniciativas.

Solomons no respondió de inmediato un mensaje telefónico que se le dejó el miércoles, solicitándole sus declaraciones.

Ninguna de las principales ciudades de Texas afirma ser un "santuario", pero muchos departamentos policiales piden a sus agentes no preguntar sobre el estatus migratorio. Los demócratas en las dos cámaras se oponen vehementemente a la medida, y los legisladores hispanos advierten que la Policía podría aprovechar la ley para hostigar a los latinos.

La propuesta de inmigración podría ser aprobada si Perry la añade a la agenda.

La cámara baja, dominada por los republicanos, aprobó el proyecto durante la sesión ordinaria. Los republicanos tienen una mayoría de 19-12 en el Senado, pero los demócratas contaron con dos votos que necesitaban bajo las reglas del Senado para bloquear una votación.

El vicegobernador David Dewhurst, republicano, ha dicho que el Senado difícilmente adoptará la regla de los 21 votos en la sesión extraordinaria, por lo que sólo sería necesaria una mayoría simple de 16 votos para aprobar medidas.

Los simpatizantes de la medida de "ciudades-santuario" consideran que ésta es necesaria para ayudar a que la policía combata los delitos cometidos por indocumentados.

Quienes se oponen, incluidos muchos departamentos policiales, han argumentado que la medida pondrá en el ostracismo a las comunidades locales de inmigrantes y hará que muchos tengan miedo de denunciar delitos.