Las deportaciones de indocumentados en los Estados Unidos es un drama que sucede muy a menudo por eso, activistas que apoyan a las personas sin papeles han solicitado al presidente Obama que pare con las deportaciones de personas que pueden obtener sus papeles.

Activistas desde hace mucho tiempo plantean parar las deportaciones pero ahora tiene un argumento más fuerte donde manifiestan que hay indocumentados que se beneficiaran con la nueva ley de migración que es ahora debatida en el senado.

Las deportaciones dividen a las familias por eso esperan que se detengan con las personas que pueden arreglar su condición. Se estima que medio millón de personas son deportadas anualmente, la mayoría de ellos hispanos.