Cruzar la frontera entre Estados Unidos y México es muy peligroso no solo por los policías que cuidan por el lado americano, sino por el clima que existe ahí. Los ilegales que cruzan deben hacer un largo viaje y muchas veces por falta de alimentos mueren en su intento.

Si alguien desea ayudarlos de forma directa no puede hacerlo ya que sería detenido pero, existe un grupo llamado Ángeles de la Frontera que dejan víveres y vestimentas para en caso de ser necesario lo puedan utilizar para poder sobrevivir. A pesar que los intentos por cruzar la frontera de forma ilegal a disminuido, el grupo aun deja ayuda en caso de ser necesario.

Ahora la ley de migración se debate en la cámara y se espera lleguen a un acuerdo para que sea aprobada lo más pronto posible.