Reforma ProMigratoria ProAmerica¿En qué consiste la Campaña Reforma Pro-Migratoria Pro-America?

Es una iniciativa nacional que combina los esfuerzos de individuos y organizaciones para luchar por una reforma migratoria integral viable. Esta campaña es, en parte, un proyecto del Tides Advocacy Fund.

Así, la campaña pretende crear una red de personas de todo el país que estén listas para trabajar y obtener los 279 votos requeridos para aprobar una reforma migratoria integral justa y humanitaria: 218 votos en la Cámara de Representantes, 60 en el Senado, y la firma del Presidente.

Trabajaremos particularmente con activistas, líderes religiosos, sindicales, empresariales, laborales, grupos comunitarios de derechos civiles, de derechos humanos y de ayuda a los inmigrantes.

Nuestra visión de la reforma incluiría a inmigrantes y a ciudadanos estadounidenses trabajando hombro con hombro para lograr mejores salarios, mejores condiciones y mayores protecciones laborales que garanticen que todos se apeguen a las mismas reglas, así como dificultar que los empleadores inescrupulosos se aprovechen de los inmigrantes. Necesitamos confiar en nuestro sistema de inmigración para que las personas respeten el proceso, y el proceso también respete a la gente. Esa es nuestra visión de un Estados Unidos más fuerte.

¿Por qué ahora? Simplemente porque el sistema de inmigración de Estados Unidos en su forma actual no funciona. Repararlo plantea un enorme reto pero es necesario tomar prontas medidas. Este es el momento de hacer lo correcto y de luchar por soluciones prácticas que nos beneficien a todos y que reestablezcan el estado de derecho, allanen el camino a la ciudadanía, permitan la unidad familiar, y ofrezcan un trato justo para los trabajadores.

Las redadas aleatorias en lugares de trabajo y vecindarios, y algunos policías deshonestos atemorizan a los trabajadores inmigrantes y dividen familias sin que ello resulte en mayor seguridad, y sin resolver los verdaderos problemas de nuestro sistema de inmigración. Nuestras obsoletas leyes obligan a muchas familias estadounidenses a permanecer separadas durante años y, en algunos casos, durante décadas por los retrasos y obstáculos que supone nuestro sistema migratorio.

Los trabajadores estadounidenses se ven perjudicados si hay un amplio grupo de trabajadores indocumentados a quienes los empleadores explotan fácilmente. Pero la igualdad de derechos supone que todos salgamos fortalecidos.

Finalmente, nuestras anticuadas y obsoletas leyes son prácticamente imposibles de implementar, lo que conduce a buena parte de los inmigrantes a la clandestinidad y a que pocos recurran a los canales legales adecuados para poder trabajar en este país.


¿Qué representa la Campaña Reforma Migratoria Pro-América?

  • La reforma migratoria debe promover oportunidades económicas. Debemos renovar nuestro compromiso de ayudar a los estadounidenses de bajos ingresos a mejorar sus perspectivas laborales y a ascender económicamente para hacer realidad el Sueño Americano.
  • La reforma migratoria debe ser integral. No resolveremos los problemas actuales si no abordamos el asunto de manera amplia.
  • Una reforma a largo plazo requiere soluciones a largo plazo.Los factores que determinan las tendencias migratorias no son sólo nacionales. El problema trasciende nuestras fronteras. Por lo tanto, es importarte analizar cómo debemos abordar nuestra relación con otras naciones. Debemos ocuparnos del aspecto interno de este problema y eventualmente, trabajar conjuntamente con otros países para desarrollar estrategias a largo plazo.

Un paquete de reformas que funcione para todas las comunidades y familias en Estados Unidos debe incluir lo siguiente:

  • Un enfoque racional y humanitario hacia la población indocumentada.Debemos atender a los más de 12 millones de indocumentados que viven en este país y crear un riguroso proceso de registro que conduzca hacia la legalización, la residencia permanente y eventualmente a la ciudadanía.
  • Proteger a los trabajadores estadounidenses e inmigrantes.La reforma de inmigración es otro componente de la lucha para lograr la verdadera seguridad económica contribuyendo así a una agenda compartida de prosperidad que mantenga y mejore los salarios y las condiciones laborales en Estados Unidos y otros países. Debemos proteger los derechos de todos los trabajadores, independientemente de dónde nacieron. Asimismo, todo sistema de verificación laboral deberá determinar de manera precisa y eficiente si los trabajadores disponen de permiso de trabajo al tiempo que se protege a los empleados y a los empleadores que obran de manera responsable.
  • Adjudicar suficientes visados a fin de cerrar los canales ilegales de inmigración.Una de las grandes fallas de nuestro sistema actual es que el Congreso determina de manera arbitraria el nivel de inmigración legal, como resultado de un acuerdo político. La adjudicación de visados de trabajo debe despolitizarse y ponerse en manos de una comisión independiente que evalúe la escasez de mano de obra y determine la cifra y las características de trabajadores extranjeros que podrán obtener un permiso de trabajo con la autorización del Congreso.
  • Aumentar la seguridad y la protección de nuestro país. Es necesario contar con una estrategia de seguridad sensata para garantizar la seguridad del país, proteger el debido proceso de ley y los derechos humanos, usar de manera más eficiente las herramientas y políticas públicas disponibles. Dicha estrategia daría prioridad a las medidas policiales necesarias que aborden las verdaderas amenazas y se concentren en individuos violentos, empleadores sin escrúpulos, traficantes de drogas y aquellos que podrían aprovecharse del sistema de inmigración para dañar a la nación.
  • Establecer una política fronteriza estratégica que refleje los valores estadounidenses.Una estrategia que otorgue prioridad a la seguridad y la protección de las comunidades fronterizas y que al mismo tiempo consulte a dichas comunidades, es la mejor manera de garantizar que nuestras políticas fronterizas garanticen nuestra seguridad nacional al tiempo que encuentren un equilibrio entre el cumplimiento de la ley, el desarrollo económico, y los derechos humanos y civiles.
  • Mantener la unidad familiar.Hay que reformar nuestros anticuados canales de inmigración que han mantenido separadas a las familias durante decenios, y hay que reestablecer nuestra promesa de fomentar la unidad familiar.
  • Fomentar la integración de los inmigrantes.

El gobierno federal debe ayudar a los nuevos inmigrantes a aprender nuestro idioma y nuestras leyes, garantizar igualdad de oportunidades para que participen en programas y servicios, y apoyar los esfuerzos de los gobiernos locales y estatales de ayudar a la integración de estos nuevos estadounidenses.

  • Proteger los derechos fundamentales de todos. El Congreso debe reestablecer las libertades civiles básicas y la protección constitucional para todos, así como renovar el compromiso con los valores estadounidenses fundamentales de equidad y justicia.