Dic 2010 - Un retraso en la emisión de los nuevos permisos de trabajo para los beneficiarios de TPS está causando problemas a centroamericanos, principalmente salvadoreños, que se enfrentan a suspensión de sus pagos por desempleo y ahora también a la negativa del Departamento de Vehículos Motorizados (DWP) de renovarles sus identificaciones y licencias de conducir.

"Estas agencias están malinterpretando la ley. El USCIS extendió los permisos que se vencían en septiembre hasta marzo con una publicación en el Federal Register y eso quiere decir que estas personas siguen legales y con derecho a trabajar y recibir licencias", dijo el abogado Nelson Castillo, quien ayuda sin costo a los que acuden a clínicas legales en el Consulado de El Salvador en Los Ángeles. Pero parece que el "memo" no llegó a las agencias estatales y está causando problemas a personas amparadas por el TPS o Estatus Temporal de Protección que tienen salvadoreños, hondureños y nicaragüenses.

La mayoría de los afectados por el retraso en la impresión de los nuevos permisos son salvadoreños, dijo Mariana Gitomer, portavoz del USCIS, pero también puede haber algunos de las otras nacionalidades.

Ya hace más de dos meses que los permisos de los salvadoreños se vencieron (el 9 de septiembre), pero estos fueron automáticamente extendidos por decisión del USCIS hasta el 9 de marzo. El abogado Castillo explicó que para quienes renovaron su TPS esto está significando un problema a la hora de renovar otro tipo de documentación, "aunque no debería, ya que siguen estando legales en este país".

Gitomer explicó que USCIS "no esperaba que las solicitudes de renovación iban a ser tantas…son unas 53,000 personas las afectadas por esta demora en la producción".