La Patrulla Fronteriza espera contener mejor el flujo de inmigrantes ilegales después de la época navideña cuando los traficantes suelen intensificar sus esfuerzos, declaró el comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza.

"La cantidad de recursos en la frontera (con México) con 18.000 agentes de la Patrulla Fronteriza, significa que cuando la presión comience a aumentar de nuevo y los traficantes intenten regresar tras la temporada navideña, esperamos ver el esfuerzo mantenerse en el sector de Tucson", dijo Alan Bersin al dictar una conferencia en el Instituto de Políticas Migratorias.

El funcionario precisó que la zona de Tucson, que va desde Hermosillo a Phoenix, es el único punto de la frontera binacional donde fueron detenidos más de 100.000 inmigrantes ilegales durante el año fiscal 2010 que culminó el 31 de julio.

Es posible que el flujo ilegal se desplace hacia Yuma o San Diego debido a la mayor presencia policial en Tucson, pero Bersin dijo que "la diferencia es que ahora somos más fuertes en Yuma (Arizona) y en El Paso (Texas) de lo que éramos durante la década de 1990" cuando el tráfico de indocumentados era bastante mayor.

"Tenemos una frontera diferente ahora. Los traficantes encontrarán una frontera bastante más difícil de cruzar", indicó el comisionado, quien agregó que actualmente sólo es posible ingresar ilegalmente a Estados Unidos con los servicios de un guía profesional, cuyo costo asciende a 3.000 dólares.

Bersin explicó que ante la confluencia de narcotraficantes en el tráfico de personas, las autoridades aplican principios similares en labores de espionaje y de enjuiciamiento para combatir ambas actividades ilícitas