La popularidad del presidente George W. Bush entre los hispanos es de un 38% mientras que un 53% desaprueba su gestión, informó ayer la

organización Gallup indicando que esas cifras eran, sin embargo, mejores que en las encuestas con negros que muestran apenas un 15% de aprobación y 78% de desaprobación.

Bush ha estado desplegando esfuerzos notables para captar las simpatías de los hispanos desde que era gobernador del estado de Texas, pero aparentemente no le ha dado los resultados esperados, dijo Gallup.

En enero del 2004 propuso su plan de trabajadores temporales para regularizar el ingreso de miles de personas que deseen hacer en Estados Unidos labores rechazadas por los estadounidenses. Ahora está en campaña por una reforma migratoria que incluya la posibilidad de dar residencia a una parte de los 12 millones de indocumentados que viven en la nación.