Obama Impulsa El Plan Migratorio - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aprovechó ayer los festejos del 5 de mayo en los jardines de la Casa Blanca para repudiar públicamente la legislación antiinmigrante de Arizona y para insistir en que se propone trabajar a partir de este mismo año con demócratas y republicanos para hacer realidad una reforma migratoria justa y comprensiva.

Ante un selecto grupo de aproximadamente 300 personas que se congregaron en la Casa Blanca y entre quienes destacaban en primera fila el Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, y el embajador de México, Arturo Sarukhán, el presidente estadunidense volvió a insistir en su intención de revisar los elementos constitucionales de una ley que amenaza con vulnerar los derechos civiles de cientos de miles de ciudadanos e inmigrantes de origen latino.

El mensaje de Obama, un intento por aplacar las críticas del caucus hispano que le ha criticado por su falta de resolución a la hora de impulsar un acuerdo bipartidista, ha querido así cauterizar las heridas de las fuerzas hispanas vivas en el Capitolio, y de una comunidad inmigrante que ha rechazado mediante marchas multitudinarias la promulgación de la legislación antinmigrante SB1070 en Arizona.

El pronunciamiento de Obama, contra la legislación antiinmigrante de Arizona, deberá así sortear el ambiente en contra que hoy se respira en el Congreso, donde la totalidad de los republicanos y un sector conservador del partido demócrata, se han resistido a arrimar el hombro para impulsar una reforma migratoria que no es bien vista por los electores cuando el índice de desempleo se mantiene inamovible en un 9.8%.