Nov 2011 - El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos anunció la extensión del programa de Estatus de Protección Temporal para Honduras y Nicaragua. Personas de estos países que ya están inscritas podrán permanecer legalmente en los Estados Unidos otros 18 meses a partir del 6 de enero del 2012 hasta el 5 de julio del 2013. Además, la validez de los permisos de trabajo bajo el TPS que expiran el 5 de enero del 2012 serán automáticamente extendidos hasta el 5 de julio del 2012.

El período de reinscripción comenzó el 4 de noviembre y termina el 5 de enero del 2012. Si no se inscribe durante el periodo de reinscripción, puede perder el TPS.

Para reinscribirse, hondureños y nicaragüenses deben someter los formularios I-821 e I-765 y enviar los honorarios correspondientes. Si no tiene dinero para hacer el trámite porque está desempleado, gana menos del nivel de pobreza o recibe beneficios públicos como Medi-Cal o estampillas de comida, podría ser elegible para solicitar una exención de pago.

Si necesita renovar su permiso de trabajo, envíe su solicitud de renovación inmediatamente para que el USCIS le provea un nuevo permiso de trabajo antes del 5 de enero de 2011 cuando vence el permiso actual. Impriman una copia de la notificación oficial de la extensión del TPS por si su empleador necesita verificar que su permiso de trabajo haya sido automáticamente extendido.

Si ha tenido problemas con la ley consulte con un abogado antes de enviar su reinscripción.

Hondureños y nicaragüenses nunca antes registrados en el TPS podrían ser elegibles para una inscripción tardía si cumplen con los debidos requisitos. Uno de ellos es demostrar que han vivido en EE.UU. continuamente desde el 30 de diciembre de 1998 y estar físicamente en el país desde el 5 de enero de 1999.

El TPS no lleva a la residencia permanente en los Estados Unidos. Algún día terminara el programa. Cuando eso pase, usted volverá a tener el estatus migratorio que tenía antes, como el de ser indocumentado. Si no tiene otra opción legal para quedarse en los Estados Unidos, usted será sujeto a ser removido del país. Consulte con un abogado de inmigración para que evalué sus opciones legales para una residencia permanente.