Las causales de divorcio pueden ser muchas, pero en la mayoría de los casos se trata de problemas de convivencia de los integrantes de la pareja, ya sea por la relación entre ellos o por factores externos a la pareja.

Personas divorciadas, en comparación con sus contrapartes casadas, tienen niveles más altos de angustia psicológica, abuso de sustancias y depresión, así como niveles más bajos de salud general.

El conflicto marital y el divorcio también se han asociado con resultados negativos para los hijos, incluido un menor éxito académico, un peor bienestar psicológico y un aumento de la depresión y la ansiedad.

Dado estos resultados negativos del conflicto marital y el divorcio, el objetivo principal de la educación premarital ha sido proporcionar a las parejas habilidades para tener matrimonios saludables.

Razones para el Divorcio

  • Falta de compromiso
  • Infidelidad o relaciones extramatrimoniales
  • Demasiado conflicto y discusiones
  • Casarse demasiado joven
  • Problemas financieros
  • Abuso de sustancias
  • Violencia doméstica
  • Problemas de salud
  • Falta de apoyo familiar
  • Diferencias religiosas
  • Poca o ninguna educación premarital

Teniendo en cuenta que la infidelidad, la violencia doméstica y el abuso de sustancias son las razones más comúnmente citadas como el "último recurso" para el divorcio, entonces viene el descifrar cuál miembro de la relación consideró responsable de estos comportamientos.

Según la legislación en muchos países, es causales de divorcio el mutuo disenso; la bigamia; el adulterio; el delito de un cónyuge contra otro; la enfermedad física o mental, que ponga en riesgo la vida del otro cónyuge; la violación de los deberes inherentes al matrimonio; injurias graves; abandono malicioso; etc.